Arte románico en el Altoaragón

Artículo en construcción

El arte románico se convierte a partir del siglo XI, en una corriente artística muy común de toda la Europa occidental cristiana, su gran influencia abarca caminos culturales como el de Santiago.

Muchos ejemplos de este tipo de arquitectura tan suntuosa y exótica fueron introducidos a Aragón por la comarca de La Ribagorza, en Huesca, lugar al que llegaban a trabajar muchos maestros de Lombardía, en su etapa primitiva, el arte románico del Altoaragón se caracterizaba por el uso del sillarejo y la ausencia de esculturas monumental, más adelante, con la llegada de más estilos se fue modernizando, para tomar el nombre de románico internacional. El primer monumento levantado en ese estilo fue la catedral de Jaca, la cual sirvió de inspiración para que se hiciera lo mismo con los monumentos que recorre el camino de Santiago.

Características del arte románico del Altoaragón

La provincia de Huesca fue una zona de dominio musulmán antes de convertirse en el primitivo reino de Aragón en el siglo XI, después de que este se instalara, el Altoaragón se repobló, trayendo consigo nuevas corrientes culturales y estilos artísticos de origen italiano, entre estas se encuentra el románico, el cual se encargó de redefinir el estilo mozárabe que tenían algunos templos religiosos de la ruta Jacobea. Después hizo lo mismo con las fortalezas militares, que en algunos casos fueron transformadas en claustros.

Arquitectura

La arquitectura románica de las iglesias y templos del Altoaragón, se caracterizaba por presentar ábsides semicirculares, con arquería ciega y lesenas sobre sus muros para tratar suavizar la rudeza del sillarejo, al no presentar mayor decoración. Más adelante este estilo se fue enriqueciendo con más detalles como; los arcos de medio punto que en algunos casos estaban decorados en estilo jaqués o ajedrezado. Estos arcos se podían observar sobre las bóvedas de cañón y los ábsides.

Las iglesias de estilo románico que se observan en Huesca, se componen de una sola nave, con laterales en algunos casos, estos se encontraban separados de la nave por pilares con bóveda de medio cañón, en ocasiones presentan un crucero rematado por cúpula como se ve en Jaca. El altar se ubica en el presbítero y debajo de él se conserva una cripta, hacia el exterior se destaca una torre y el ábside semicircular apuntando hacia el oriente. Algunas veces estas iglesias poseían un claustro, eso dependía si esta pertenecía a alguna comunidad de monjes.

Escultura

El románico primitivo carecía de grandes decoraciones escultóricas, pero después de la construcción de la catedral de  Jaca esto cambió, se empezaron a agregar elementos escultóricos con algún significado religioso, algunos con líneas muy finas y otras un poco más robustas. Estos detalles están esculpidos sobre los tímpanos de las portadas y los capiteles que soportan las columnas, lo mismo en los canecillos y las arquivoltas.

Una gran representación de la escultura del arte románico, lo vemos en el crismón de la catedral de Jaca.

Pintura

La pintura durante el románico se presentó de forma tardía, casi a finales del siglo XII, utilizaba como lienzo los muros y se caracterizaba por las líneas gruesas que daban mayor volumen. Este tipo de pintura era la encargada de decorar las esculturas y el interior de los muros de la iglesia, aunque actualmente no es tan notorio. El tema de la Pintura mural románica por lo general trata pasajes bíblicos, entre ellos el más común era la llegada de cristo en el apocalipsis, aunque también hay otros conjuntos pictóricos más completos que relatan parte del antiguo y nuevo testamento, como es el caso de la iglesia de Bagüés.

Joyas del arte románico en la provincia de Huesca

Estas y otras hermosas obras arquitectónicas del arte románico solo las encontrarás en la provincia de Huesca ¡Ven a visitarla!

Texto; DescubreHuesca.com
Fotografías; DescubreHuesca.com y colaboraciones detalladas a cada pie de foto.