El Valle del Cinca

El Valle del Cinca es un extenso terreno del pirineo central que abriga toda la cuenca del Cinca, uno de los ríos más importantes de los pirineos. Estas aguas que le dan el nombre al valle nacen en el glaciar de Monte Perdido, durante su recorrido van bañando algunos de los municipios más atractivos del Sobrarbe y el Somontano, entre ellos Bielsa, Aínsa, Torreciudad y Barbastro.

Es un valle muy bonito con una topografía bastante variada, tiene parajes tranquilos y bastante quebrados junto con otros que han sido más intervenidos por el hombre. Atraviesa pueblos, culturas y climas variados, en cada uno de estos rincones se pueden encontrar vestigios arquitectónicos de diferentes épocas que sintonizan con la atmósfera típica de los pueblos pirenaicos.

Los planes y ocio y deportes están a la orden del día en el valle del Cinca, predomina las actividades acuáticas, senderismo, escalada, barranquismo, pesca y ciclomontañismo. Las visitas a las localidades que baña en su recorrido por El Sobrarbe y el Somontano, también hacen parte de esta amplia gama. El municipio de Bielsa y sus aldeas es el primer destino que nos abre sus brazos en el Valle del Cinca, esta villa tiene fama tener uno de los carnavales más antiguos y tradicionales de España. Desde esta localidad se puede planear la visita al valle de Pineta para conocer por los llanos de Larri, las cascadas, el balcón de Pineta y el Ibón Marboré.

Aínsa es uno de los destinos interesantes dentro del valle, posee un conjunto urbano muy artístico que de inmediato te transporta la época medieval. Allí no hay que olvidar visitar el museo de artes y oficios, y si visitas la villa en la última semana de mayo puedes ser testigo del tradicional descenso de Nabatas que inicia en Laspuña.

Aguas abajo de Aínsa encuentras la localidad de Escalona que es la puerta de entrada a los valles de Escuaín Vió y Añisclo. Siguiendo el curso del río está Abizanda, un municipio del Sobrarbe famoso por la torre de origen musulmán y la casa de los títeres. Abajo de Abizanda está el pantano del Grado y Secastilla, allí es de interés turístico la visita al santuario de Torreciudad, un edificio moderno y muy estético que acoge conciertos de música sacra durante el mes de agosto. 

Después de pasar el pantano, el valle del Cinca adquiere un aspecto típico del Somontano. Tras pasar por Monzón, el río deja una zona de riqueza ecológica conocida como los sotos de Monzón. Fraga es otra zona muy fértil que deja el Cinca en su último tramo antes de descargar sus aguas en el río Segre.

Publicidad en Huesca

Texto; DescubreHuesca.com

Fotografías; DescubreHuesca.com y colaboraciones detalladas a cada pié de foto.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscador  de  contenido en DescubreHuesca.com