Ermita de San Pedro en Vilanova

Camino de Benasque, después de pasar el cruce de Castejón de Sos se encuentra la pequeña localidad de Villanova, allí a cuarenta minutos de su casco urbano y en medio de huertos con hortalizas se encuentra la ermita de San Pedro de Vilanova, un lugar que merece especial atención. Data de finales del siglo XII y es considerada una de la más grande del valle de Benasque, a ella acuden todos los años las romerías de las fiestas patronales en honor a San Pedro.

Ermita de San Pedro en Vilanova

La ermita de San Pedro de Vilanova combina los estilos lombardo y jaqués, muy similar a lo que se ve en el Monasterio de Obarra, se compone de una sola nave con capillas adosadas en los costados es dividida en dos por un arco fajón de medio punto, adelante está el presbiterio y lo cierra un ábside de tambor decorado en la parte externa por un friso de arquillos ciegos de estilo lombardo, en él se abren tres ventanales.

El acceso a la ermita se hace por los pies del muro sur, en él se encuentra un crismón  con símbolo ortodoxos esculpidos sobre un bloque de mármol. En el interior de la ermita de San Pedro de Vilanova se encuentra la pila bautismal con decoraciones en relieve y un espectacular retablo gótico con las imágenes de San Pedro y San Pablo, una espectacular obra realizada entre los años 1520 y 1530.

Ermita de San Pedro en Vilanova

El material original con que se fabricó la ermita de San Pedro de Vilanova son los sillares, materiales típicos del estilo románico en su fase avanzada. La estructura ha tenido que ser restaurada para evitar su inminente deterioro, uno de estos trabajos fue el reemplazo de la bóveda original del templo por la de medio cañón.  

Publicidad en Huesca

Texto; DescubreHuesca.com

Fotografías; DescubreHuesca.com y colaboraciones detalladas a cada pié de foto.

Escribir comentario

Comentarios: 0