El Alto Gállego, en Huesca

Con toda la magia y el encanto de los paisajes pirenaicos, la comarca del Alto Gállego, en Huesca, da cobijo a turistas y visitantes, ofreciéndoles un entorno ideal para volver a sintonizar con la naturaleza. ¡Déjate encandilar por su magia!

El Alto Gállego es una comarca de la provincia de Huesca (Aragón). Limita al norte con Francia, al oeste con la Jacetania, al oeste con el Sobrarbe y Somontano de Barbastro, y al sur con la Hoya de Huesca.

Desde un punto de vista geográfico, el eje principal de la comarca es el curso alto del río Gállego y sus afluentes, que dividen el territorio en tres partes bien diferenciadas: al sur del curso alto del río se encuentra el Serrablo; remontando hacia arriba el río llegamos a la Tierra de Biescas; y por último, a partir de la Hoz de Santa Elena comienza el Valle de Tena, uno de los lugares con mayor densidad de población del Pirineo. 

 

En su territorio se aglutinan nada menos que 50.000 hectáreas de bosque y dos embalses, en el Valle de Tena: el de Búbal y el de Lanuza.

Embalse de Lanuza y Peña Foratata
Embalse de Lanuza y Peña Foratata. Foto gracias a David García

Monumentos y patrimonio histórico artístico del Alto Gállego

Históricamente, la comarca del Alto Gállego formaba parte del Condado de Aragón, núcleo original de los territorios de la Corona aragonesa; en concreto, de la comarca de la Jacetania. Desde el año 2001 se constituye como una comarca independiente.

Ruta Iglesias del Serrablo

La gran riqueza cultural de esta comarca oscense es imposible de condensar en unas cuantas palabras; pero no podemos dejar de recomendarte algunos itinerarios turísticos por su gran valor histórico-artístico. Es el caso de la ruta del Serrablo, compuesta por toda una serie de iglesias de estilo mozárabe o prerrománico, como:

  • San Pedro Larrés.
  • San Juan de Buza.
  • San martín de Oliván.
  • Ermita de Santa Eulalia, en Orós Bajo.
  • San Bartolomé de Gavín.
  • San Andrés de Batué.
  • San Juan de Omiste en Rasal.
Iglesias del serrablo

Ermita de Santa Eulalia.
Ermita de Santa Eulalia. Foto gracias a romanicoaragones.com

En el en el Puente de Sabiñánigo es indispensable visitar la Casa Batanero, dónde se encuentra el Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. Se trata de una casona del siglo XIX con toda la distribución, los enseres y artesanías típicas de una casa pirenaica de la época.

Otra interesante parada la constituye el Museo de Dibujo Julio Gavín del “Castillo de Larrés”, un espacio cultural con obras de artistas de la talla de Antonio Saura, José Vera o el gran Antoni Tàpies, entre otros.

Museo Angel Orensaz y artes del Serrablo
Museo Angel Orensaz y Artes del Serrablo. Foto gracias a serrablo.org
Museo de dibujo Castillo de Larrés
Museo de dibujo Castillo de Larrés

En Biescas encontramos el Dolmen de Santa Elena, un interesante testimonio de la antigüedad; los primeros asentamientos humanos en la zona. 

Y para relajarte de tantos estímulo y ajetreo, puedes  visitar el Balneario de Panticosa, un lugar con historia, en donde podrás decir adiós al estrés, o incluso tratar alguna que otra dolencia física.

Dólmen de Santa Elena
Dólmen de Santa Elena. Foto gracias a turismoverde.es
Balneario de Panticosa
Balneario de Panticosa. Foto gracias a granhotelpanticosa.com

Naturaleza y deportes de montaña 

Su gran riqueza fluvial hace del Alto Gállego el lugar perfecto para practicar emocionantes actividades deportivas, como el piragüismo y el descenso de rápidos.

 

Además, comparte con las comarcas vecinas una parte del territorio de dos impresionantes parques naturales como son: 

·         El Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos, con sus ibones y glaciares, además de sus cumbres de más de 3.000 metros (Macizo de Balaitús, Gran Fachada, Argualas, Picos del Infierno). El perfil geográfico perfecto para practicar alpinismo. 

 

·         Parque Natural de la Sierra de los Cañones de Guara, plagado de gargantas, grutas y cañones. Un entorno ideal para la escalada. También es una referencia europea en la práctica del barranquismo.

Lagos de Arremoulit, Palas, Balaitus, Vignemale, Infiernos y Garmo Negro, desde el pico Arriel. Foto gracias a David García.
Lagos de Arremoulit, Palas, Balaitus, Vignemale, Infiernos y Garmo Negro, desde el pico Arriel. Foto gracias a David García.

Los aficionados al esquí en todas sus modalidades pueden disfrutar de las estaciones de Formigal y Panticosa. Además también pueden realizar otras actividades y deportes de invierno como rutas con raquetas, montar en trineos tirados por perros o conducir motos de nieve.¡Qué más se puede pedir!

Estación de esquí de formigal.
Estación de esquí de formigal.
Estación de esquí de Panticosa.
Estación de esquí de Panticosa.

Si practicas ciclismo te interesará la cita que reúne todos los años en julio a muchos aficionados a este deporte en Sabiñánigo; allí se celebra la prueba ciclista conocida como Quebrantahuesos, que goza de amplio reconocimiento a nivel mundial. ¡El recorrido es de 205 kilómetros!

Salida prueba Quebrantahuesos cliclismo
Salida prueba Quebrantahuesos cliclismo

¿Qué otras actividades hay para hacer en el Alto Gállego?

Si ya lo has dado todo practicando los deportes al aire libre que ofrece el Alto Gállego, o eres de los que prefieren una actividad más tranquila, te recomendamos que visites el Parque Faunístico de Lacuniacha, en Piedrafita de Jaca. Allí podrás observar la fascinante fauna salvaje local en condiciones de semilibertad.

Parque faunístico Lacuniacha
Parque faunístico Lacuniacha

Por último, si te gusta la música y la diversidad cultural, no te puedes perder el Festival Pirineos Sur, con escenarios en las localidades de Lanuza y en Sallent de Gállego. 

Festival Pirineos Sur
Festival Pirineos Sur

Texto; DescubreHuesca.com

Descubre + Huesca

Jaca, referente turístico del Pirineo

Jaca

Jaca, situada en el Valle del Aragón, pertenece a la comarca de la Jacetania, en la provincia de Huesca. Jaca en la actualidad es un importante centro turístico , cultural y deportivo, su larga historia y situación hacen de Jaca un lugar de referencia. (Leer más)

P.N. de Ordesa y Monte Perdido

Ordesa y Monte Perdido

En 1918 fue declarado Parque Nacional de Ordesa y en 1982 amplió su territorio, abarcando además al valle de Pineta, al Cañón de Añisclo y a las Gargantas de Escuaín, pasando a denominarse Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. (Leer más)