La Muralla de Huesca

La muralla de Huesca fue lo que convirtió a la ciudad, en una plaza difícil de conquistar para el ejército carolingio durante la época musulmana, la teoría dice que fue construida a expensas de un primitivo muro romano, por lo que es fiel testimonio de todas las culturas que sentaron en este territorio. Fue en esta muralla donde murió el rey aragonés Sancho Ramírez, cuando lo alcanzó una flecha mientras estudiaba la muralla para preparar reconquista de Huesca. 

Para apreciar los pocos lienzos que quedan de la muralla musulmana hay que dirigirse hacia su lado este, donde la muralla no ha querido ceder terreno a la presión urbanística.

Historia de Huesca y su muralla

Huesca fue un importante asentamiento indígena de la península, los primitivos pobladores ibéricos se establecieron allí sobre un terreno elevado que había a orillas del río Isuela, luego, años más tarde este lugar fue aprovechado por los romanos para establecerse.

La ciudad cobró bastante importancia durante su dominio musulmán cuando se vio asediada por ejércitos carolingios. Por esta razón, hacia el año 874, el califato de Córdoba dio la orden al gobernador Amrus-ibn-Umar de amurallar la ciudad, su primera trazado fue menos extenso, tenía un perímetro de dos kilómetros y rebasaba las actuales calles de la Ronda de Montearagón, Joaquín Costa, Coso Alto y Coso Bajo. El resultado fue una muralla musulmana con 99 torres de vigilancia y 9 puertas de acceso.

Más tarde,  las ampliaciones de la muralla de Huesca se darían por el incremento de la ciudad, luego de que esta fuera reconquistada en el siglo XI por Pedro I cuando murió el Rey Sancho Ramírez. En ese entonces llegaron los pobladores aragoneses mozárabes y francos, hecho que hizo que los musulmanes tuvieran que desplazarse hacia el sur del recinto amurallado.

Las 99 torres almenadas que tenía la muralla estaban separadas entre sí a una distancia de 22 metros, de ellas solo se conserva la torre del Amparo que está ubicada cerca del puente de San Miguel. La torre no conserva su aspecto original ya que fue remodelada en estilo gótico, es de planta cuadrada y en su parte superior hay una especie de salientes o ménsulas que se encargan de sostener las almenas. Se presume que la torre ha podido sobrevivir al tiempo debido a que se trata de una de las últimas reformas que se le hizo a la muralla de Huesca.

De las nueve puertas de acceso mencionadas anteriormente, hoy día solo se mantiene la de Montearagón o de San Agustín, también conocida como “La Porteta”. En ella se mantiene el cubo de muralla que la rodeaba en su lado sur, parte de esta estructura se vio afectada en el 2005 con el paso de un camión. Mediante esta puerta se accede a las dependencias episcopales.

La muralla actualmente en estado de deterioro ha empezado a tener obras de restauración como las vistas en la calle del desengaño, esto en parte ha sido gracias a su declaración en 2006 como Bien de Interés Cultural de Aragón.

Publicidad en Huesca

Texto; DescubreHuesca.com

Fotografías; DescubreHuesca.com y colaboraciones detalladas a cada pié de foto.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscador  de  contenido en DescubreHuesca.com