Museo Diocesano de Jaca

Si por algo es imprescindible la visita al Museo Diocesano de Jaca, es porque alberga una de las más bellas colecciones de pinturas murales románicas del mundo. Por esta, y por muchas otras razones, no te lo puedes perder.


El museo, situado en el espacio antes ocupado por el claustro de la Catedral de Jaca, ofrece más de 2.000 m2 lleno de arte medieval: pinturas murales románicas y góticas, rejas y capiteles románicos, tallas románicas y góticas, documentos medievales, orfebrería, tallas de cristos y vírgenes; y todo ello acompañado de diversos audiovisuales y elementos interactivos que complementan la visita.



En los años 60 la Diócesis de Jaca descubrió pinturas al fresco medievales por numerosas ermitas e iglesias del pirineo aragonés, al cuales la gran mayoría estaban en muy mal estado de conservación. Se procedió a traspasarlos a lienzo (muy curioso, a la vez que sorprendente, el método utilizado para ello) y reubicarlos en las salas, construidas al efecto, del museo. En muchos casos se ha recreado el formato de los espacios que albergaban las pinturas, para un mayor realismo en su interpretación, como en la Sala Bagües.

El Museo se cerró en 2003 para una profunda restructuración, siendo reinaugurado en 2010 por los príncipes de Asturias, actuales Reyes de España.


El museo está dividido en diferentes salas repartidas en dos plantas:

 

La planta inferior está dedicada principalmente a la pintura románica y gótica que se muestra en el refectorio y en las salas dedicadas a las pinturas románicas. La planta superior está dedicada al gótico y a la edad moderna.

 

De todas ellas, la más famosa y espectacular es la Sala Bagües, al ser esta la que alberga la mayor colección de pintura mural de estilo románico que se conserva en España.

Plano MDJ


Horario Museo Museo Diocesano de Jaca

Texto y fotografías; DescubreHuesca.com

Escribir comentario

Comentarios: 0