Vuelta a los Mallos de Riglos

La vuelta a los Mallos de Riglos es un atractivo recorrido senderista que permite contemplar de cerca la majestuosidad de esas altísimas paredes verticales que se formaron por la erosión. La ruta es una de los principales atractivos que tiene La Hoya de Huesca, transita en medio de un paraje singular en compañía de buitres y quebrantahuesos, tiene un trazado relativamente fácil aunque en ocasiones lleva a transitar por una ladera bastante pendiente. 

Durante el recorrido si las condiciones meteorológicas lo apremian, los senderistas se pueden lanzar a la conquistar de la cima de los Mallos de Riglos, una actividad llena de adrenalina no apta para personas con vértigo.

Estas paredes rocosas conocida como Mallos de Riglos son producto de la elevación de los Pirineos, su belleza empezó a cautivar montañeros y escaladores a partir del siglo XX, quienes empezaron a estudiar los caminos que llevaban a explorar cada una de las elevaciones rocosas, la más popular es la conocida como la vuelta a los Mallos de Riglos o el Camino del Cielo como también se le conoce, es una ruta circular de 5.2 km que parte desde el centro de la localidad de Riglos cerca del mallo Pisón que es uno de los más altos.

La ruta empieza siguiendo las líneas roja y blanca del sendero GR 1, hasta encontrar el poste señalizado con indicaciones de la vuelta a los Mallos de Riglos. A partir de este punto se abandona la ruta GR 1 para continuar por un camino señalizado con marcas azules que tiene a la derecha el Centro de Interpretación del buitre leonado.

Continuando por el sendero de marcas azules se empieza a subir en medio  de los mallos más orientales, con la Aguja Roja al lado derecho, luego el recorrido gira por detrás del Mallo Colorao consiguiendo magníficas vistas de los mallos. Detrás de este mallo se continúa por una estrecha ladera que sirve de terraza para ver los mallos más pequeños y del núcleo de Riglos.

Retomando el ascenso se va a parar a una zona llana conocida como Campo Roseta donde hay una caseta de pastores, si te desvías a la izquierda encontrarás uno de los mejores miradores que tienen los Mallos de Riglos; el Espinable, desde allí verás los hermosos valles que tiene la Hoya de Huesca y el trazado del espectacular río Gállego.

Después de pasar el mirador, el sendero empieza a caer en descenso en medio de la vegetación, a mitad de él hay otro bonito mirador sobre un cerro. El camino continúa descendiendo hasta el llano que queda a los pies del mallo Fire, allí se cruza el sendero PR-HU 98 señalizado con marcas amarillas, muy cerca de este punto hay un mirador hacia peña Rueba. Dejando atrás el mirador se debe retomar la senda para doblar a la izquierda y continuar bajando hasta el mallo Pisón, de esta forma se regresa nuevamente a la localidad de Riglos.

Este recorrido por ser circular se puede realizar en cualquiera de las dos direcciones, la descripción anterior fue de derecha a izquierda que tiene un ascenso más moderado, pero si quieres empezar un recorrido más duro puedes iniciar por la otra cara de los mallos de Riglos.

Publicidad en Huesca

Texto; DescubreHuesca.com

Fotografías; DescubreHuesca.com y colaboraciones detalladas a cada pié de foto.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Buscador  de  contenido en DescubreHuesca.com